8 consejos para aprovechar al máximo un periodo de desempleo


8para aprovechar al máximo un periodo de desempleohttps://drive.google.com/uc?export=view&id=1DyoYHORm-SqLn_9zCvcZUkJmRCv_8R24

Generalmente, el paro es algo que se sufre, con muchos momentos de bajón y dudas, y menos momentos de optimismo. A todos aquellos que se encontraban en búsqueda activa de empleo, y que se enfrentan a la incertidumbre derivada del estado de alarma y el cierre temporal de la mayoría de las empresas, se suman ahora quienes han tenido que abandonar sus puestos de trabajo en un “paro temporal” por tiempo indefinido. Sin embargo, el desempleo puede ser mucho más que un periodo de inactividad destructora del ego: sí, es posible sacarle partido. Aquí tienes algunos consejos que te ayudarán a superar este particular periodo sin perder el tiempo… ni la autoestima.

1. Reflexiona sobre tu camino profesional

  • Objetivo: saber adónde quieres ir.
  • Método: hacer un análisis de tus capacidades.

¿Te acuerdas de este diálogo entre Alicia y el gato de Cheshire en Alicia en el País de las Maravillas?
Alicia: ¿Podrías decirme, por favor, qué camino debo seguir para salir de aquí?
Gato: Eso depende en gran parte del lugar al que quieras llegar.

Cuando buscamos trabajo, nos pasa exactamente igual. Si sabemos adónde vamos, nos es mucho más fácil saber qué camino tomar para llegar a buen puerto. Analiza tus puntos fuertes, tus intereses y los aspectos que puedes mejorar. Puedes hacer, por ejemplo, un “balance de competencias”. Utilízalo para definir tu puesto de trabajo ideal, las capacidades que te faltan y las cualidades que ya tienes. Basándote en toda esta información, podrás definir más fácilmente una estrategia para alcanzar tu objetivo.

2. Anticipa la búsqueda de empleo



  • Objetivo: evitar desanimarse.
  • Método: seguir un plan de acción ritualizado.

Pasar los días visitando webs, leyendo ofertas de trabajo y enviando currículums sin ton ni son puede desanimarte rápidamente… y además puede resultar inútil. ¿La solución? Conviértete en el jefe de proyecto de tu propia búsqueda de empleo. Como en cualquier proyecto, buscar trabajo requiere planear una estrategia respaldada por herramientas específicas. Puedes realizar, por ejemplo, tablas de seguimiento de tus candidaturas. Estas te permitirán conocer su progreso e identificar tendencias, imprescindibles para afinar tu estrategia de búsqueda.

¿Y si el contexto actual no te permite iniciar inmediatamente tu búsqueda? Esto puede deberse, por ejemplo, a motivos de salud, si has sido padre o madre mientras estabas desempleado o si, como está sucediendo a día de hoy, la actividad empresarial se ha paralizado en numerosos sectores debido a un estado de alarma. En ese caso, anticipa los elementos que necesitarás cuando puedas retomar los procesos de selección:

  • Crear o actualizar tu currículum
  • Sacar brillo a tu huella digital
  • Optimizar tu perfil en redes sociales profesionales
  • Crear una lista de empresas a las que te gustaría tantear3. Respeta un horario fijo

    3 Respeta un horario fijo.
    • Objetivo: tener una buena razón para levantarse por las mañanas.
    • Método: elaborar un plan diario y semanal.

    Incluso si estás en el paro, es esencial que te levantes todas las mañanas a la misma hora sabiendo qué vas a hacer y sigas un horario definido. Puedes dedicar las mañanas a buscar trabajo, consultar las ofertas, hacer el seguimiento de tus candidaturas y echar un vistazo a las redes sociales profesionales. Y después de comer, ¿qué te parece si optas por disfrutar de las tardes y dedicas tiempo a todo lo que ya no podrás hacer cuando hayas encontrado (o retomado) el trabajo?

    4. Adquiere nuevas capacidades


    • Objetivo: enriquecerse intelectualmente.
    • Método: seguir formándose y realizando actividades.

    Hoy en día, existen numerosas maneras de formarse y aprender cosas nuevas, tanto en línea (podcasts, vlogs, MOOC…) como offline (cursos para oyentes, libros, formaciones continuas…). Seguir formándote te permitirá:

    • incrementar tus habilidades
    • hacer evolucionar tu trayectoria profesional para que puedas aspirar a puestos de trabajo diferentes
    • mantener una actividad intelectual intensa
    • mantenerte informado de lo que pasa en un determinado sector profesional. Así evitarás “perder el hilo”, algo que desgraciadamente puede ocurrir cuando uno deja de trabajar durante varios meses.

    Lo último que debes hacer si estás en el paro es aislarte y quedarte encerrado en casa. Sé curioso y sigue aprendiendo. Si el contexto y tus condiciones personales te lo permiten, puedes visitar exposiciones, ir al cine, frecuentar bibliotecas, acudir a inauguraciones, escuchar conferencias, utilizar aplicaciones de networking tipo Shapr para conocer gente, o ir a ferias y salones. Todo vale para adquirir nuevos contactos, abrir la mente y aprender cosas nuevas. ¡Esto también te ayuda a crear nuevas oportunidades!


    5. Mantén una actividad profesional aunque no tengas trabajo

    • Objetivo: existir al margen de la búsqueda de trabajo.
    • Método: desarrollar un proyecto paralelo.

    “Bueno, y tú, ¿a qué te dedicas?”. Muchas personas en el paro temen esa pregunta. Sin embargo, es posible dar una respuesta sin tener trabajo. Para ello, evita reducir tu respuesta a la búsqueda de empleo. Porque uno puede no tener trabajo y a la vez mantener una intensa actividad profesional: creando un blog, un podcast o un canal de YouTube, lanzándote a la creación artesanal, abriendo una tienda online, asociándote, desarrollando una idea o un proyecto de empresa, montando una oferta de servicios, etc. Recuerda que puedes transformar tu pasión en un proyecto, no solo para dejar de verte a ti mismo solo como a alguien en paro, sino que puede que también te ayude a crear nuevas oportunidades profesionales.

    6. Siéntete útil

    • Objetivo: relativizar, cambiar las cosas.
    • Método: ayudar a los demás.

    Cuando uno no tiene trabajo a menudo puede sentirse inútil. Como si al haber dejado de trabajar dejásemos también de tener valor. Esto es evidentemente falso y, para darse cuenta, no hay nada mejor que hacer voluntariado o ayudar a la gente de nuestro entorno (puede que tú también hayas visto alguno de los carteles durante la crisis del coronavirus en los que algunos vecinos se ofrecen para ayudar a las personas mayores o con algún problema que les impida poder salir a la calle).

    Ayudar a gente con problemas nos permite, precisamente, relativizar los nuestros propios y darnos cuenta de que nuestros actos y nuestras palabras pueden cambiar muchas cosas, e incluso cambiar la vida de la gente. Existen numerosas maneras de ayudar a los demás: repartiendo comida a gente necesitada, implicándote en asociaciones, proponiendo servicios a movimientos solidarios, impartiendo clases de español a refugiados o dando clases de apoyo escolar, entre otras.
    7.Cuidate 

    • Objetivo: sentirse en plena forma.
    • Método: llevar una vida sana, sin dejar de lado los caprichos.

    Resulta imposible tener una buena imagen de uno mismo sin adoptar una buena higiene de vida. La actividad física es un antiestrés que permite dormir mejor y gozar de buena salud. Duerme lo suficiente, pero evita dormir más horas que de costumbre. Date caprichos, disfruta de buenas comidas, sabrosas pero saludables. Medita, haz yoga, pasa tiempo con tu familia y amigos… Gozar de una vida sana es esencial para el bienestar y la confianza en uno mismo


    8. Mantente positivo

    • Objetivo: permanecer optimista.
    • Método: escuchar a los demás.

    Para superar el periodo de desempleo es importante partir del principio de que la experiencia resultará positiva, aunque no la hayas elegido. No hables de “paro”, un término denigrante y angustiante y piensa más bien en este tiempo como un “periodo de transición”. Tómatelo como una pausa que vas a aprovechar al máximo para volver a centrarte en ti mismo y plantearte las cuestiones necesarias. Cuando la superes te sentirás más seguro de tus capacidades y de lo que quieres para el futuro de tu carrera. Además de ser bueno para la moral, adoptar un estado de ánimo luchador, es mucho más interesante para los técnicos de selección en las entrevistas de trabajo.

    Puede resultar útil el darte cuenta de que, aunque sea duro de vivir, el desempleo es una situación de lo más común. Mucha gente sufre grandes fracasos, períodos de dudas, episodios de desempleo demasiado largos, rechazos en cadena… Y la mayoría no solo lo supera, sino que incluso sale fortalecida. Puedes inspirarte con numerosos ejemplos leyendo biografías de grandes emprendedores o escuchando conferencias FailCon y charlas TED. Escucha los casos de los demás, saca partido de las lecciones que la vida les ha dado, inspírate en sus experiencias para transformar la tuya ¡y acuérdate de que todo puede cambiar radicalmente en un abrir y cerrar de ojos!

    Traducido por María Gutiérrez Alonso

    Fuente : https://www.welcometothejungle.com/es/articles/consejos-aprovechar-periodo-desempleo

No hay comentarios:

Publicar un comentario